Limitación a las expresiones religiosas de servidores públicos en Colombia

El pasado 9 de Julio el presidente colombiano Iván Duque publicó desde su cuenta personal un tweet en el que expresaba su devoción personal a la Virgen de Chiquinquirá.

Este hecho fue motivo para que el abogado Víctor David Aucenon presentara una tutela ante la Sala de decisión del Tribunal Superior de Cali argumentando que dicha publicación configura un acto de proselitismo religioso, discriminatorio y desconocedor de minorías religiosas además de vulneratorio del derecho a la libertad de culto y de la separación entre Estado y religión.

La Sala concluyó que el comentario del presidente al dejar de manifiesto su adhesión a una religión en particular, es ofensivo para aquellos que no se sienten identificados con el credo católico y transgrede el prinicipio de laicidad del Estado colombiano.

Además señala que las exteriorizaciones de creencias a pesar de realizarse desde cuentas personales no están eximidas de control político y jurídico, por lo que ordenó el retiro del tweet y recomendó al presidente abstenerse de hacer uso de cualquier otra manifestación que de prevalencia a su confesión religiosa.

A la fecha, la Secretaría Jurídica de la Presidencia decidió interponer una acción impugnatoria al fallo del Tribunal de Cali a fin de mantener el tweet del Presidente y demostrar que esta acción no atentó con las libertades religiosas en el país.

Respecto al derecho a la libertad religiosa, cabe recordar que por tratarse de un derecho humano es atribuible a todos, independientemente de la condición de servidor público o ciudadano de a pie.

En ese sentido, es exigible la protección y garantía de los contenidos/alcances de este derecho, entre ellos la libertad de manifestar la propia religión o creencias, indivual o colectivamente, tanto en público como en privado; tal como lo establece el ordenamiento jurídico colombiano y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

Adicionalmente, se debe puntualizar que el principio de separación religión/Estado hace referencia a la dinámica según la cual actores religiosos no deben tener autoridad política y que el Estado no debe tener injerencia en los asuntos internos de las organizaciones religiosas, más no implica una absoluta separación entre fe y política.

El presidente así como cualquier ciudadano es libre de manifestar sus creencias personales por los distintos medios a su alcance, independientemente del cargo o responsabilidades oficiales que ostente. Esta libertad es además parte del derecho a la libertad de expresión, más aun si no se utilizó una cuenta oficial del gobierno ni tiene como tal un carácter exigible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Observatorio de Libertad Religiosa en América Latina es un programa de la Fundación Plataforma para la Transformación Social, una organización sin fines de lucro registrada en Voorburg, Países Bajos, bajo el No. 50264249 en la Cámara de Comercio.

Derechos © 2018 - Fundación Plataforma para la Transformación Social

  • Medium
  • YouTube
  • Whatsapp
  • Facebook