Sancionan actividades religiosas en medio del COVID-19

En Santiago del Estero alrededor de 30 evangélicos fueron detenidos por haber infringido las restriciones de reunión impuestas para evitar la transmisión del COVID-19. En Salta, el Obispo de la Diócesis de Orán fue denunciado bajo los cargos de propagar enfermedades e incumplir normas sanitarias vigentes, por organizar la salida de la imagen de un santo a las calles.

En Bolivia, el alcalde del poblado de Patacamaya fue detenido también bajo los cargos de atentado contra la salud pública, peligro de estragos e incumplimiento de deberes por permitir una fiesta religiosa de cinco días.

Son las autoridades las que luego de la investigación correspondiente determinarán si las actividades religiosas señaladas incumplieron o no las normas sanitarias.

No obstante, llama la atención que hasta el momento, en muchos países de la región, las actividades religiosas siguen sin ser consideradas actividades esenciales o necesarias.

Si bien las medidas de prevención deben ser cumplidas por todos los sectores de la población – incluído el sector religioso – el impedimento del desarrollo de los servicios o actividades religiosas aun si se cumplen protocolos de seguridad, dejan de tener sentido en cuanto se permiten sin mayor reflexión otro tipo de actividades relacionadas con entretenimiento, deportes o con actividades económicas-financieras, que por sí mismas también pueden poner en riesgo la protección de la salud pública.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Observatorio de Libertad Religiosa en América Latina es un programa de la Fundación Plataforma para la Transformación Social, una organización sin fines de lucro registrada en Voorburg, Países Bajos, bajo el No. 50264249 en la Cámara de Comercio.

Derechos © 2018 - Fundación Plataforma para la Transformación Social

  • Medium
  • YouTube
  • Whatsapp
  • Facebook